Las formaciones del inconsciente

por

Camilo Ramírez Garza

 

“El Inconsciente está estructurado como un lenguaje” (Jacques Lacan) de él tenemos conocimiento a partir del trabajo de Sigmund Freud, creador del psicoanálisis. Pero ¿Qué es el Inconsciente? El Inconsciente es un Saber que se nos revela sorpresivamente, trastocando toda lógica conciente. La conciencia es el ámbito psíquico en donde realizamos nuestras actividades concientes, las que advertimos al destinarles nuestra atención; es el aquí y ahora –presente- de nuestras sensaciones y pensamientos. El Inconsciente, por su parte, es un ámbito psíquico desconocido, pero siempre activo y operante, manifestándose en la conciencia mediante síntomas, sueños, lapsus, actos sintomáticos, olvidos, chistes, etc. Por lo tanto nuestro psiquismo está dividido, no disponemos del conocimiento, ni control total. Pero, ¿Por qué son tales formaciones, manifestaciones del Inconsciente? Y ¿Qué nos muestran?

 

El síntoma, el sueño, el lapsus, el olvido, el chiste, son sorpresivos, poseen una misma estructura y proceso de construcción: un elemento manifiesto (imagen relatada del sueño; padecimiento localizado en el cuerpo, el actuar o el pensamiento, una idea; un vacío de información o su cambio por otra; un elemento que alude a otro, algo no dicho que sugiere el humor del chiste) un elemento cifrado en el manifiesto, como en la poesía; efectos, sentidos y significados: relato del sueño, decir algo que no se quería, reír, olvidar.

 

Cuando hablamos o escribimos, tratamos de hacerlo bajo cierta lógica inherente a la sintaxis del lenguaje; así como a los usos prácticos, sin escapar a lo establecido moralmente. Nuestro decir es regulado por la lógica, la moral y aparentemente por la voluntad. Sin embargo, el sorpresivo lapsus linguae rompe dichas lógicas de lo que se está diciendo (“Yo no quería decir eso” “Me confundí” –se argumentará.) manifestándose como un elemento en apariencia ajeno, sin sentido. Al preguntar el psicoanalista sobre las ocurrencias sobre ese lapsus  (lo que viene a la conciencia) se intenta liberar al discurso de las trabas y organizaciones racionales, morales e ideológicas del pensar, haciendo aparecer “lo no dicho” directamente, pero aludido, cifrado en el lapsus (en el sueño, los síntomas, ideas, recuerdos)  “Hable de todo lo que se le ocurra, sin descartar nada, por más ilógico, sin sentido y vergonzoso, que le parezca “–dice el psicoanalista, al sujeto durante su análisis.

 

El cuerpo, sujeto a su anatomía y fisiología, posee además múltiples y personales significaciones y simbolizaciones. No solamente tenemos un cuerpo fisiológico, sin erogenizado, del placer; una imagen del mismo, que a menudo trastoca su funcionamiento, expresándose bajo diversos padecimientos y enfermedades, ¡Y todo eso sin que nos demos cuenta, sino por sus efectos! p. e. en la piel, dolores de cabeza, trastornos gástricos, y digestivos, alucinaciones. Al hablar y pensar  sobre el cuerpo, entonces lo hacemos realidad simbólica e imaginaria, a la que dotamos de significados y afectos.

 

El Chiste, el Humor, la puntada, la ocurrencia aguda, son juegos de palabras en donde un elemento está aludido en otro. Lo “no dicho” ha sido desplazado a otro elemento con el que guarda cierta similitud metafórica o metonímica; p. e. por su orden adquieren otro significado  (“Más vale pájaro en mano, que enfermedad venérea”) El primer elemento es resignificado por el contraste y articulación con el segundo. Así como durante el análisis algo cobra sentido a partir de su contigüidad (asociación) con otros elementos que se van narrando.

 

Los efectos de las formaciones del Inconsciente (sueños, síntomas, lapsus, olvidos, etc.) son el de manifestar esas verdades desalojadas de la conciencia y sustituidas –por la censura- por otra cosa (imagen del sueño, síntoma, chiste, ideas, pensamientos…) es un Saber que se nos revela: lo que sucede con nuestros deseos -problematizados. De ahí que el psicoanálisis se ocupe del caso particular, pues cada cual posee una singular significación de su realidad, de su cuerpo, de su vida, de su Yo… En donde el sentido se cifrará -para su conciencia- descifrarlo, ese es el objetivo del psicoanálisis: que el sujeto advierta el funcionamiento del Inconsciente, sus efectos en su vida.

 

camilormz@gmail.com