El objeto de la mirada

por

Camilo Ramirez Garza


“..no podemos mirar una serie de signos extraños ni escuchar una sucesión de palabrasdesconocidas sin falsear primero su percepción por miramiento a la comprensibilidad,apuntalándonos en algo ya sabido”

Freud

 

En “El príncipe: el clown” Octavio Paz dice: “Coincidencia que se desdobla: soy unaimagen entre mis imágenes y cada una de ellas, al mostrar su realidad, confirma la mía…De pronto, y muy pronto, la coincidencia se rompe: no me reconozco en lo que veo ni loreconozco”.


Al ver algo, se tiene la ilusión de que es el sujeto quién ve/contempla/define/controlaeso que ve (algo, una cosa, el mundo, el otro…), muy en la línea de la dominación “Id ynombrar”, conocer sus leyes de res extensa, controlarla, explotarla…sin embargo es elobjeto, lo visto, lo que mira y produce –desde su aparente pasividad- efectos no calculadosen el sujeto: no se sabe que se producirá a partir del encuentro con lo que ve (visita aun museo, ver algo por la TV, una mirada, un encuentro) Mirar puede ser ante todo unencuentro que sorprende, ser encontrado por algo.


Freud nombró -a partir de los aportes del psicoanálisis- como la “3ª herida al narcisismohumano” (Las primeras dos fueron “La tierra no es el centro del universo”, y la planteadapor la evolución darwiniana”) al hecho de que “El Yo no es amo en su casa”; refiriéndosea la imposible dominación del agente y su supuesto control, en donde al hablar/definir/controlar…hay algo (ello) que habla atreves de él: una verdad que no se conoce, pero igualse posee y organiza la producción, lo mismo de síntomas, malestares, sueños…como lavida misma del sujeto, los referentes con los cuales vive, ve, ama, sueña, lucha, fracasa,etc. En ese sentido, el Yo es puro desconocimiento, su “estado” es el de extrañarse de loque ve y lo ve, crearse una idea de lo que es “El efecto de asumir una imagen” (Lacan, “Elestadio del espejo”) La ficción es la de ser una agencia que mira y controla, cuando suconstitución es justamente ser una cosa que también es mirada, pues fue mirada: el yo esuna mirada. Así como se piensa con el Yo, se mira con el Yo: se matizan las experienciasde aquello que se puede o no mirar. De ahí el ámbito de lo “no visible” cuando alguien anteel hecho de tener “en sus narices” algo y no verlo, en un primer momento, después para susorpresa advierte que eso no visto, siempre ha estado ahí, pero no le hacía mirada. Eso quelos publicistas bien saben: en la confección de la imagen publicitaria no solo se moldea ybusca capturar la mirada de alguien, sino se crearlos.


Me dice un analizante: “Me gusta andar en bici, pues se ven otras cosas, en coche seven unas, caminando otras, pero en bici es diferente” Haciendo notar una relación yefectos específicos para cada serie máquina-medio-de-transporte-mirada. En donde elojo es construido por todo el cuerpo (maquina-cuerpo)

 

Si “El cuerpo es un regalo del lenguaje” (Jacques Lacan) entonces el cuerpo se teje pura exterioridad en lo dicho y vistoen el contexto social (“…la psicología individual es simultáneamente psicología social”,Freud) Habría que seguir las pistas a las formas en las que los ojos/miradas se pretendenconfeccionar en nuestros tejidos sociales: ¿Qué si ver y qué no?, ¿Qué se quiere “hacer ver”en el otro? Justo en contextos donde la desafortunada propuesta de Iniciativa México, es lade –palabras más palabras menos “¿Qué se muestra-ve y que no en los medios respecto a loque sucede en México?” incluso en aras de una supuesta “salud mental” al estilo de VicenteFox (“Yo no veo periódicos ni noticas pues me deprimen”) y esto, en un momento históricodonde, en las pasadas elecciones los “video escándalos” fungieron un papel preponderanteen la agenda nacional, ahora se suprimen los ojos


http://columnacamilo.jimdo.com

Twitter: CamiloRamirez_