Crónica de un delirio compartido


La imposible tarea de gobernar… ¿las pasiones? ¿un estado?

 

Por

Camilo Ramírez Garza

 

 

“La oposición entre psicología individual y psicología social o de las masas, que a primera vista quizás nos parezca muy sustancial, pierde en buena parte de su nitidez si se la considera más a fondo. Es verdad que la psicología individual se ciñe al ser humano singular y estudia los caminos por los cuales buscar alcanzar la satisfacción de sus mociones pulsionales. Pero sólo rara vez, bajo determinadas condiciones de excepción, puede prescindir de los vínculos de este individuo con otros. En la vida anímica del individuo, el otro cuenta, con total regularidad, como modelo, como objeto, como auxiliar y como enemigo, y por eso desde el comienzo mismo la psicología individual es simultáneamente psicología social en este sentido más lato, pero enteramente legítimo.

S. Freud

Psicología de las masas y análisis del yo, 1921

 

 

“Jamás olviden que nada de lo tocante al comportamiento 

del ser humano en tanto sujeto, puede escapar

del sometimiento a las leyes de la palabra”

 

Jacques Lacan, 1956 “Las psicosis”

 

“Allá en la estación del metro Balderas

Un idiota sacó su pistola y empezó a disparar

Allá te matan sin compasión

Se volvió a manchas de sangre nuestra ciudad”

Una bola de gente salió perjudicada”

Alex lora

 

Nueva versión del “Metro Balderas [1]

 

 

A raíz de la muerte del rey del pop, Michel Jackson, el 25 de junio del presente año 2009, el presidente de México, Felipe Calderón, en un discurso[2] pronunciando en el marco de la celebración del día internacional contra el uso indebido y el tráfico ilícito de drogas, dijo: 

Estoy convencido, amigas y amigos, de que las adicciones son la esclavitud del Siglo XXI. Controlan a las gentes, a los muchachos, a través de su cuerpo y de su mente; destruyen su presente y cancelan su futuro.

La adicción a las drogas, al alcohol, deja a nuestros niños y jóvenes en manos de criminales, que no tienen reparo en destruir las familias y el tejido de la sociedad. Este problema ha crecido en muchas naciones y también en México.

Quienes hemos estado ya durante dos años y medio trabajando comprometidos contra el tráfico ilícito de drogas, hemos visto, y con tristeza, cómo son reclutados en todo el país, día con día, jóvenes, apenas adolescentes, incluso niños, que a través de las adicciones inducidas en sus personas, se vuelven literalmente esclavos de sus proveedores de drogas…

Son homicidas y suicidas porque, efectivamente, destruyen hasta el final la vida de cientos y quizá miles de jóvenes en México y en el mundo.

Qué paradoja que hoy: Día Internacional contra el Uso Indebido y el Tráfico Ilícito de Drogas, se confirme, por ejemplo, que uno de los mayores ídolos de varias generaciones y el mayor vendedor de discos de música pop, se confirme que su muerte se debe precisamente a un uso indebido y excesivo de drogas, en lo que sería también la plenitud de la edad.

Y que a final de cuentas esta muerte dramática, trágica, de alguien que, teniéndolo todo: fama y dinero, fue a final de cuentas incapaz de sobrevivir a la muerte, que está encerrada precisamente en las adicciones.

El discurso del primer mandatario mexicano se vio interrumpido para dar lugar a la intervención de un joven quien dio testimonio sobre “la esclavitud” sufrida por las drogas, así como finalmente su liberación.[3]

El  presidente retomó el uso de la palabra, cerrando su discurso,  exclamó:

Una juventud que por sus condiciones sociales, familiares, educativas, por falta de oportunidades, tienen pocos asideros trascendentes, que tienen poco que creer, que no creen en la familia, que no tuvieron; que no creen en la economía o en la escuela, que no creen en Dios, porque no lo conocen.

Que no creen en la sociedad, ni quien la representa. Esta falta de asideros trascendentales hace, precisamente, un caldo de cultivo para quienes usan y abusan de este vacío espiritual y existencial de nuestro tiempo.

Yo creo que este día tan significativo debe obligarnos a hacer un alto en el camino, que nos comprometa a reforzar, a incrementar, a redoblar nuestros esfuerzos para, por un lado, combatir el tráfico ilícito de drogas; pero, por el otro, impulsar vigorosamente, sociedad y Gobierno, un esfuerzo renovado para prevenir y tratar las adicciones en los jóvenes y adolescentes de México, porque ahí está una buena parte, una clave del futuro de nuestro país.

Muchas gracias.

El día de ayer, miércoles 9 de septiembre de 2009, o lo que es lo mismo, el día 9 del mes 9 del año 09 (9,09,099) parece que alguien le tomó la palabra al presidente Calderón. Un predicador cristiano de origen boliviano, que dice tener como propósito liberar de la drogadicción a los jóvenes, de nombre José Mar Flores Pereira, secuestró el avión Boing 737 de Aeroméxico, con ruta de Cancún a la ciudad de México. Para lo cual realizado un artefacto que pareciera una bomba, confeccionada, según su testimonio, con latas de jumex[4] llenas de tierra, unos cables con dos luces y un reloj digital, mismo que llevaba en una maleta, así como con una biblia en la mano.

"Durante la espera armé las latas de Jumex y las forre con la cinta adhesiva y en una caja pequeña arme el supuesto detonador, acondicionándolo con un calcetín y ropa interior y lo envolví con cinta adhesiva para que diera la forma de que se trataba de una bomba".

La  fecha fue elegida, 9,09,09, debido a que al revés daría 666, el numero de la bestia. O al menos con dicha simbología en el libro bíblico del Apocalipsis se utiliza para nombrar a la bestia. ¿Podría tomarse el giro de 999 a 666 como un desplazamiento metonímico de que el mundo está al revés?

Una vez habiendo despegado, el pastor José Mar Flores Pereira, comenzó a hablar con el personal del avión, estableciendo sus demandas. Entre ellas  entrevistarse con el presidente de México Felipe Calderón, para darle un mensaje que le fue dado por Dios,[5] respecto a un gran terremoto que se avecina en la ciudad de México, el peor de todos, declaró. Motivo por el cual se deberían congregar las personas en oración.

 

Otra de las demandas consistió en solicitar que el avión sobre volara la ciudad de México haciendo 7 círculos[6] Petición que le fue negada al pastor, según se le explicó, el avión no contaba con combustible suficiente para realizar tal maniobra.

Al cuestionársele, ya una vez en tierra, declaró:

"Viene un terremoto como nunca ha habido otro. (Lo hice para) que nos unamos sin denominación, sin distinción o religión.

   
     
 
 
       

"Verdad de Dios que como México no hay dos; ser mexicano, señores, es un don de Dios; amo a esta Nación, amo al pueblo de Dios"

 

Cristo viene pronto, estamos viviendo lo último de lo último"(El Norte.com 9.09.09)

Su esposa, posteriormente entrevistada, señaló (El Norte.com 10.09.09) “El me decía que quería hablar con el Presidente, incluso pensaba ir a pararse a Los Pinos, pero no me comentó que iba a secuestrar un avión. Si él me hubiera comentado, le hubiera dicho que buscáramos otra forma”

 

La cuestión trágica fue que ni por ese medio, su acto loco, extremo, logró que el presidente se entrevistara con él. El presidente “le dio el avión”.

 

Su esposa agregó:

 

"Les pido mil disculpas. Perdonen a mi esposo. (...) Pido perdón por el tormento psicológico que pudieron haber pasado. Sé que no es fácil…Espero que el objetivo que él tenía se pueda cumplir, porque nadie da su vida por nada. Era un empresario como su padre, pero él quería hacer algo por la gente”

 

Según dijo, sus padres cansados, por no decir hartos, de ver los problemas en los que se metía su hijo: entraba y salía de la cárcel. Decidieron compárale un boleto sencillo de avión, a lo que el futuro pastor decidió  México.

 

Sin embargo, en México fue donde se hundió más pues llegó a comer de los basureros y estaba a punto de la muerte hasta que Elpidio Arroyo, un músico de los Dandys, le habló de Dios y de Cristo y fue así como cambió y desde hace 17 años es un hombre ejemplar y padre de familia.
Su vida es predicar. Sus cantos son himnos. Son experiencias acerca de las drogas y el alcohol


Finalmente, después de aterrizar fue capturado por agentes federales, e inmediatamente presentado a los medios.


Las notas ese mismo día y  al día siguiente han consistido, por un lado en hacer la crónica a detalle del secuestro del avión, así como elogiar la acción de los pilotos, sobrecargos y  fuerzas federales en su respuesta a la contingencia. Muy en especial el piloto que durante el viaje iba dialogando con Josmar. El suceso también ha recibido su contraparte en críticas (editorial en radio por el periódico ABC) cómo es posible que, primero, se burle la seguridad del aeropuerto, segundo, que se responda tan rápidamente a la contingencia, cuando para contrarrestar el quehacer del crimen organizado siempre se llega tarde, a destiempo, falta gente, recursos, patrullas, personal, leyes, reformas.

 

¿Qué es lo que relaciona a estos dos personajes?

 

Ambos casos –el del avión y el metro balderas- acontecen en “medios de comunicación: metro, aviones, al pastor se le juzgo por obstaculizar las vías de comunicación, como el cargo que iban a recibir los llamados tapados que bloquearon algunas de las principales avenidas de Monterrey. Ambos intentaban dar un mensaje, que se declaraba de inspiración divina.

Al decir que es un delirio compartido,  es porque surge algo que se dice entre dos, en este caso un presidente mexicano y un pastor cristiano de origen boliviano, situados en un mismo contexto de combate contra las drogas, al menos desde lo que se dice.

Estoy convencido, amigas y amigos, de que las adicciones son la esclavitud del Siglo XXI. Controlan a las gentes, a los muchachos, a través de su cuerpo y de su mente; destruyen su presente y cancelan su futuro. Presidente mexicano, Felipe Calderón.

 

A lo cual Josmar, canta: “Me colmó con sus ternuras/me sacó de la basura…Es que ante él no hay valientes/ Eso lo sabe un impotente”[7]

 

Ambos comparten una lucha por restituir a Dios en las vidas de aquellos aquejados por las drogas, como medio de liberación:

Una juventud que por sus condiciones sociales, familiares, educativas, por falta de oportunidades, tienen pocos asideros trascendentes, que tienen poco que creer, que no creen en la familia, que no tuvieron; que no creen en la economía o en la escuela, que no creen en Dios, porque no lo conocen.

Que no creen en la sociedad, ni quien la representa. Esta falta de asideros trascendentales hace, precisamente, un caldo de cultivo para quienes usan y abusan de este vacío espiritual y existencial de nuestro tiempo. (Presidente Calderón)

“No estoy loco...con dos propósitos. Uno, uno anunciar que viene un terremoto como nunca ha habido otro para esta nación, que nos unamos sin denominación, sin distinción de denominación o religión a clamar por México. La otra razón es para anunciarle al mundo que de esta nación saldrá el último avivamiento a las naciones porque Dios me dijo: Ya no dirán más las naciones de aquí salió. Dirán de México salió el último avivamiento porque en México la hospitalidad es nuestra ley (...) Entonces no importa cuál sea nuestra denominación, nuestra religión, nuestra ley y clamemos a Dios para que esto no ocurra.(Josmar Flores Pereira)

 

La diferencia radica en que quizás el pastor es más creyente que el mismo presidente Calderón, que se supone parte del conservadurismo católico del PAN, por no decir la organización conocida como el Yunque

 

Es conocido que el presidente Calderón ha marcado su mandato, incluso desde su campaña como candidato, con nociones de purificación, entre lo biopolítico y lo religioso. Basta recordar su slogan y calcomanía de campaña: “De manos limpias”, con una silueta de una mano en color blanco que circulaba pegada a los parabrisas por todo el territorio nacional.

 

Finalmente arribó a la presidencia de manera polémica, cuestionado su triunfo, la contienda y sus resultados, pues el margen con AMLO era muy estrecho. Ello, unido al deplorable papel del entonces consejero ciudadano Ugalde y del presidente Vicente Fox, quienes compartieron secuenciadamente los reflectores de la nación, dando un mensaje, con tendencia a adjudicarle a Calderón un triunfo anticipado. Quizás Josmar cre más en la investidura del presidente Calderón, que él mismo.

 

Después ya como primer mandatario. Lanza desde Monterrey, N.L. una campaña de seguridad nacional, con la tesis principal de hacerle frente al crimen organizado, rescatar las plazas públicas, mediante dos slogans: “Limpiemos México” y “Para que la droga no llegue a tus hijos”, en vez de preguntarse, por qué será que los hijos desean llegar a….

 

Ahora podemos ver que continúa en el mismo sentido, hablando de limpieza:

“…un caldo de cultivo para quienes usan y abusan de este vacío espiritual y existencial de nuestro tiempo”

Una juventud que por sus condiciones sociales, familiares, educativas, por falta de oportunidades, tienen pocos asideros trascendentes, que tienen poco que creer, que no creen en la familia, que no tuvieron; que no creen en la economía o en la escuela, que no creen en Dios, porque no lo conocen.

Para el presidente calderón, todo en la vida es: fama y fortuna, es el quien no cree en valores trascendentes, como dice.

“esta muerte dramática, trágica, de alguien que, teniéndolo todo: fama y dinero, fue a final de cuentas incapaz de sobrevivir a la muerte, que está encerrada precisamente en las adicciones.”

Llama la atención que para el presidente Calderón los asideros trascendentes consistan en creer en  la familia, la economía, la escuela y Dios. Sobre todo cuando está próximo a golpearse a la primera por causa de la segunda con nuevos impuestos.

Una juventud que por sus condiciones sociales, familiares, educativas, por falta de oportunidades, tienen pocos asideros trascendentes, que tienen poco que creer, que no creen en la familia, que no tuvieron; que no creen en la economía o en la escuela, que no creen en Dios, porque no lo conocen.



[1] La versión original rezaba “allá en la estación del  metro balderas/Alla en la estacion del metro Balderas
ahi quedo la huella de nuestro amor/ en la estacion del metro Balderas / ahi quedo embarrada mi reputacion.
Oye, chofer llevame a donde quieras / llevame a la Villa o la San Simon / llevame a Copilco o a Contreras
pero no me acerques hacia el metro Balderas/ porque... / Alla en la estacion del metro Balderas / nena linda te busque de vagon en vagon

[2] El discurso completo puede consultarse en la página de la presidencia mexicana http://www.presidencia.gob.mx/prensa/discursos/?contenido=46147

[3] Testimonio que tendrá algunos elementos en común con lo expresado tanto por Josmar Flores Pereira como por sus familiares y amigos.

[4] Se sabe que el dueño de jumex posee una de las más grandes colecciones de arte contemporáneo, quizás dicho artefacto pudiera ser “arte objeto” con una misión. Dicho suceso ha generado también otras cuestiones en relación a un spot que recientemente ha sacado la empresa de jugos, en donde alguien refiere un suceso, cuenta una historia, en donde recuerda a su padre o a un ser querido, diciendo que por eso guardó una lata de jumex. Al respecto Germán Dehesa comentó: “¿Vieron al que secuestró un avión de Aeroméxico con dos latas de Jumex? Los dueños de la juguera y jugosa empresa tienen que darle a este venusino el premio que ofrecieron para el que tuviera una mejor historia de Jumex” (“El íntimo decoro” El Norte, 21/09/09)

[5] La inspiración divina fue descartada casi inmediatamente, ni siquiera se le otorgó el beneficio de la duda por alguna iglesia que posteriormente se diera a la tarea de investigar, automáticamente se le nombró como un enfermo mental. Quizás la inspiración divina está en relación al estatus político y religioso. Pues llama la atención que una guerra, como la de Irak, de grandes dimensiones, no solo en financiamiento sino en equívocos, iniciada por EUA, hay tenido supuestamente la inspiración una voz que el entonces presidente George W. Bush recibiera de Dios.

[6] El número 7 es símbolo de plenitud en la biblia, 70 veces 7 debes de perdonar. Recientemente la cantante Alicia Villarreal sacará un tema titulado así: “70 veces 7”